Menú

Repelentes y Ahuyentadores para Mosquitos

Los repelentes y ahuyentadores son, por ahora, la mejor protección contra los mosquitos, que no sólo suponen un riesgo para nuestra salud, sino que también pueden convertir cualquier actividad al aire libre en una auténtica pesadilla.

Repelentes naturales para mosquitos

Repelentes naturales

El hombre siempre se ha preocupado por ahuyentar a los molestos insectos, sobre todo quemando plantas o maderas aromáticas de fuerte olor. En el antiguo Egipto se aplicaban en la piel sustancias con olores intensos. Los romanos usaban alcanfor, ciprés, cáscara de pomelo, lupino y canela. En el siglo XVI se descubrió que el cáñamo era un remedio eficaz contra los insectos, y más tarde se comprobó que el extracto de diferentes productos vegetales, como el ajo, el aceite de oliva, el aceite de poleo y el zumo de tomate, servía de repelente. A principios del pasado siglo seguían utilizándose aceites de anís, limón, nuez moscada, tomillo, coco e incluso geranio para ahuyentar a los insectos. Pero ninguno de ellos ha sido suficientemente efectivo.

La mayoría de los productos que se utilizan en la actualidad para rechazar los mosquitos contiene un ingrediente activo, solventes y una fragancia. Tras su aplicación, los solventes que posee la fórmula se evaporan, dejando el ingrediente activo sobre la piel. Éste interfiere en el mecanismo que atrae a los mosquitos, ya que actúa a modo de barrera de olor sobre la piel. El inconveniente que encuentran en este método muchas personas es su fuerte olor y la sensación pegajosa tras su aplicación.

Precauciones para evitar picaduras de mosquitos

  • Procurar llevar ropa que cubra todo el cuerpo en lugares donde abunden los mosquitos, ya que las picaduras no traspasan el tejido.
  • Recordar que los mosquitos tienen predilección por los colores claros, mientras que las moscas, en especial las negras, prefieren los tonos oscuros.
  • Las mosquiteras son un buen remedio para que no penetren los insectos en las casas.
  • Por la noche se pueden utilizar ahuyentadores, tanto eléctricos ?que actúan mediante sonidos?, como los que liberan sustancias.
  • En el caso de que el insecto sea una avispa y haya dejado el aguijón dentro de la piel, hay que extraerlo con unas pinzas, sin comprimir la parte superior, ya que ahí se encuentra el veneno. Después se ha de lavar la herida con agua y jabón, pero en ningún caso se debe untar barro o aplicar saliva, ya que la herida podría infectarse.
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continua navegando acepta su instalación y uso.
Estoy de acuerdo Quiero más información sobre cookies